viernes, 6 de junio de 2014

el gato

El gato se sintió encerrado. Una chispa cósmica que vivía en su interior se encendió para avisarle que era libre de viajar por los tejados de todo el país y conquistar gatas, comer ratones y dormir en cualquier sitio bajo el cielo..
Miró a su alrededor, todo estaba calmo y calentito. Por la ventana sentía el aire del invierno entrar suavemente..
Después de todo, pensó, la libertad no está hecha para eunucos. Se acurrucó en su almohadón y soñó que soñaba un sueño de otro.

2 comentarios:

manolo dijo...

Una Vida envidiable la de ese minino.
manolo

Anónimo dijo...

Si te apetece compartir tus relatos pásate por aquí:
http://280ypunto.blogspot.com.es/
un saludo