miércoles, 8 de enero de 2014


te encuentro vida


a la vuelta del mantel lleno de migas,
al costado del sol de la siesta,
en el sur donde crecí,
en los árboles que se asfixian pintados de blanco, creyéndose novias puras, que con su vestido esperan sobre la vereda que al año siguiente vuelva el pintor de la
municipalidad y les acaricie la corteza.

te encuentro amigo cuando menos lo pienso, compartiendo el estudio, los sueños, las ganas de hacer algo productivo con esta existencia, para nosotros y para lo otros.

cuando me entrego,
cuando dejo lo que no uso,
cuando uso lo que necesito
y doy
y no me aferro
y no me lamento.

en verdad todo eso queda… y ustedes van, siempre van a alguna parte y no quiero perderlos.

8 comentarios:

YAYA dijo...

Toda novia que espera impaciente es pura, como esos árboles del sur pintados de cal.

Belo dijo...

Que hermoso.

Juli dijo...

como vos decis todo eso queda, y si eso queda entonces no lo perdes.

Miquita dijo...

Yaya, los árboles del sur por suerte ya se libraron de la cal, vino la ola ecológica y termó con su espera para siempre.

Belo... hola y gracias niña.

Juli... todo eso queda, pero yo no quiero quedarme, también quiero ir, siempre quiero ir. Besos!

Juli dijo...

y dale, vamos, viajemos!

Agustin dijo...

Tu forma de ver lo cotidiano y usarlo en tus textos me gusta, me identifico quizas...........

Muchos saludos para ti


Agustin

Miquita dijo...

Buenísimo Juli, no conozco el norte y me encantaría andarlo, caminarlo y con buenas compañías, pero vos si lo conoces. Te puedo invitar a La Pampa y después seguimos para el sur.

Un beso Agus, un gusto que visites mi hogar cibernético.

Pimienta Negra dijo...

¡los àrboles pintados de blanco! qué buenos recuredos me trae esa imagen, de juegos y libertades en el patio de la calle matienzo! :)