Ir al contenido principal

Terapia

- Teresa, le propongo un juego. Yo le mostraré algunas imágenes y usted me dirá lo primero que se le cruce por la cabeza. Cuando crea que ha terminado solo dígame “siguiente” y sacaré la siguiente imagen ¿le parece?




- Me gusta su juego, siempre disfruté de mirar las enciclopedias y pensar que visitaba cada uno de esos lugares. Hace poco encontré una enciclopedia de Europa con la que pasaba horas viajando de mentirita y fue muy desagradable. Los paisajes estaban desteñidos y opacos. Ya no querría volver.



- Viajemos entonces Teresa, acá está la primera imagen. Diga todo lo que le produce. Sin censuras Teresa.



- Tarde, caía… la tierra se ponía naranja, pero sin jugo, sin el perfume cítrico. Se ve un bosquecito de pinos a lo lejos. ¡Cómo me gusta el olor a pinos! Me hace acordar al verano en Carlos Paz, en la casa de mi abuelo, cuando éramos normales, como cualquier familia. Naranja. Era el sol que le robaba a la tierra su matiz para darle su color, para apaciguar sus tonalidades y cubrirla. ¿Sería la tarde o la madrugada? Este paisaje lento me despeina aunque estoy quieta, inmóvil, mirando el interminable horizonte. La ruta desierta, los campos alambrados. Calma.



Viaje, necesito un viaje, a cualquier lugar. Un lugar como el de esta foto no estaría mal. Ganas de escaparme, con la desventaja de que siempre me voy a tener que encontrar con esta mujer que la tiene clara y pelea con esta niña… todo el tiempo, no lo soporto. ¿Siempre? Hoy. A veces las quiero.



Siguiente.



- Gente, mucha gente, es el mercado de la ciudad de Luxemburgo… no me lleva a ninguna parte. La gente entorpece mi camino, percibo el ruido abrumador, el olor de los cuerpos, los vendedores haciendo ofertas. La vida cotidiana contra el reloj.



Siguiente.



- Alguna vez estuve acá, lo sé, las casa no son más que cadáveres, sin el alma de sus habitantes… sin color. Imagino el tiempo corriendo, las lluvias y los vientos arrasando con la pintura, corroyendo la madera mientras no estaba, mientras tejía otra vida. Las calles de tierra se están achicando, el pasto y los yuyos están ganando terreno, cubriendo todo lo que a su paso se encuentra. Una iglesia se ve a un costado, conserva la cruz, altiva, resistiendo la poca ayuda de dios. Una, dos, tres… seis casas en total, las que veo, las que conservó el artista en papel fotográfico, en el negativo… seguramente hay más.



Alguna vez estuve acá. En esta casa con galería, me hamacaba en esa silla de hierro, acariciaba el gato, una mujer alta de ojos azules me traía la leche. Los recuerdos vienen como torrentes. Era flaca, me miraba fijo cuando se enojaba y no le decía nada. Corría con mis amigos por el campo, con el horizonte infinito, sin miedos… Libres.



Hacíamos el amor al lado del río, debajo del árbol grande, no me quedaba embarazada por pura suerte, o desgracia, porque la maternidad era destino ineludible. La primera vez teníamos 14 años, entró a mi pieza cuando todos dormían y nos escapamos al río, desde ese momento se hizo costumbre. Ella lo sabía pero no decía nada, no le importaba. Alguna vez fui esa, alguna vez voy a volver a serlo.



Comentarios

Ookbar ha dicho que…
La belleza es tan subjetiva como dice vd. Y, sí, hace falta un viaje, a cualquier parte, en el espacio; o a cuando uno tenía 14, en el tiempo
Gringo ha dicho que…
Muy lindo. Cuesta explicar por qué hay lugares, caminos, paredes, árboles, o simples piedras pueden generar tanto. Por lo menos eso me pasa a mí. El cuerpo transpira sensaciones que no puedo poner en palabras. Cuando las tenga... ufff

saludos:
elgringo
palabras con ningun sentido ha dicho que…
Mikita, me agrada tu blog y me agrada leer tu libre correr de ideas y deseos. ¿quién no? digo, quién no desearía viajar o de repente ser invisible o mosca para poder mirarlo todo, verlo todo.
Quién no desea saber exactamente lo que piensa alguien más, como se sienta cuando está sol@ que hace, como se desviste o que libro lee en realidad.
Te dejo un cariño
Sergio M ha dicho que…
Ey, soy el único de sus links que no tiene paréntesis!
Muchas gracias por la visita y muy interesante lo del árbol grande al lado del río.
Anónimo ha dicho que…
Que importante es decir pequeñas cosas con intencion de que quienes leen disfruten de sentimiendos,de ideas perofundas y sinceras. Solo saber que alguien está, cuando tu tiempo libre produce luces de colores. Desde algun rincón del corazón se dedican esos momentos en que uno imagina ser un pez. Mis saludos amiga!

Entradas populares de este blog

BOLAS DE INCERTIDUMBRES

Aceptar lo inevitable y verterse en el torbellino de lo indispensable. El pulso lo define todo. Los tic tac pasarán apacibles o nerviosos. Quien acepta lo inevitable corre el riesgo de caer en la quietud si no sabe distinguir el límite de sus acciones del texto escrito del destino. La muerte, el desamor y las desgracias son esferas de lo inevitable cuando suceden. Pueden prevenirse en algunos casos, pero cuando están no hay retroceso. Ni la creencia en la vida después de la vida podrá despertar al ser amado de su sueño eterno, nada podrá hacer volver el amor desgastado y mal oliente… solo nos queda el duelo que nos desprende poco a poco de la utopía. O podemos sumergirnos en el dolor y el tormento para volvernos locos lentamente. Si existen otras vidas, si las cosas suceden por algo pueden ser reflexiones verdaderas. No importa, en definitiva, aceptar lo inevitable te rescata de la locura. Esto es lo que tenemos y no tenemos más alternativas que transitar o simplemente estar. Para…

Verde te quiero verde

Cuando de elegir se trata prefiero los hombres verdes. Son tan elegantes y frescos. Tan fuertes y salvajes.
Tal vez sea porque una vez me enamoré perdidamente de uno. Fue el primero. Diría que casi el único. Y viste cómo es esto del amor. Deja marcas.
Ahora viajo por la galaxia y al primer hombre que miro es al verde. Automáticamente llama mi atención aunque vaya acompañado de un hombre azul que es el color más codiciado.
Dicen que el mito del atractivo de los hombres azules quedó porque hace miles de años existía una leyenda de un tal “príncipe azul” que vendría a ser como el robot que tiene la Sra de Tranmsila. El príncipe azul era un hombre de la era planetaria, con dos brazos y una cabeza. Era altísimo, aunque muy estrecho.
En esa época sólo había hombres blancos, negros y ocres… dicen que se mezclaban y salían hijos tornasolados.
-¡Se mezclaban!
Si, no eran hermafroditas. Vos no estudiaste nada me parece.
Bueno, la cosa es que eran muy feos. Igual hacían concursos de belleza y ga…

Rata

Abandonó el barco como una rata. Sabía que nos íbamos a pique. Evitaba el naufragio. El agua. La lluvia de mis lágrimas. No me di cuenta hasta que se fue, él era quien nos hundía porque hemos vuelto a navegar en paz.